Reseña del podcast del Dr. Daniel Amen - Rescate de la memoria: cómo detener el Alzheimer y la demencia

El Dr. Daniel Amen es una de las principales autoridades en salud cerebral. Es médico, fundador de Amen Clinics y BrainMD, psiquiatra doblemente certificado y nueve veces autor de best sellers de The New York Times. Recientemente encontré este podcast con grandes consejos de su libro "Rescate de la memoria" (en inglés "Memorie Rescue") que publicó en 2018 y en el que explica cómo tomar el control del cerebro.

Aquí están los puntos más destacados:

  • Se espera que la enfermedad de Alzheimer se cuadruplique en los próximos 35 años. Muchas personas ignoran que esta enfermedad comienza décadas antes de que aparezcan los síntomas. Basándose en estudios de imagen, una mujer de 59 años diagnosticada con Alzheimer probablemente tuvo cambios negativos en su cerebro a los 20 años. Tampoco se conoce una cura y se estima que el 50% de las personas de 85 años o más serán diagnosticadas con ella.  ¡Esto puede ser una causa para que las personas no quieran tener longevidad en su vida!   
  • La depresión aumentó un 400% desde 1987 y ahora afecta a 50 millones de estadounidenses. También es un factor de riesgo importante para el Alzheimer.
  • Otro factor de riesgo es la diabetes. Un estudio demostró que el 50% de los estadounidenses es diabético o prediabético debido a una mala dieta. Dos estudios revelaron que a medida que el peso aumenta, el tamaño físico y la función del cerebro disminuye. Con 2/3 de los estadounidenses con sobrepeso, incluyendo 1/3 de obesos, se trata de la mayor fuga de cerebros en los EE.UU. y ahora se considera una crisis de seguridad nacional. Hasta el 70% de las personas que se alistan en el ejército son rechazadas por sus problemas de peso. 
  • Es necesario establecer que la diabetes, la obesidad, la depresión y el Alzheimer no son trastornos separados sino diferentes expresiones del mismo estilo de vida poco saludable.
  • El Dr. Amen escaneó su propio cerebro a la edad de 37 años y notó daños. Jugó al fútbol en la escuela secundaria, tenía meningitis y dormía mal con hábitos poco saludables. Esto lo impulsó a desarrollar el programa cerebral. Alrededor de 20 años después, su escáner cerebral se ve como un hombre saludable de 37 años. 
  • El Dr. Amen es un fanático de las imágenes cerebrales (SPECT). Su filosofía es que las imágenes mostrarán si tu cerebro está sano, dañado, sobre o subactivado o si tiene Alzheimer. En sus clínicas, lo primero que hacen es observar los escaneos cerebrales.  Las imágenes observan el flujo sanguíneo y la actividad cerebral para obtener una visión de cómo funciona el cerebro.
  • En su libro, el médico recalca la frase"bright minds"("mentes brillantes" en español). Cada letra tiene un significado:
    • B es por el flujo sanguíneo ("blood flow" en inglés). El bajo flujo sanguíneo es un predictor clave del Alzheimer y cualquier cosa que dañe los vasos sanguíneos dañará el hipocampo. Consejos: limita la cafeína, trata la presión arterial alta, mantén tu corazón sano y sé físicamente activo. Come alimentos como chiles, remolacha y ginkgo biloba para aumentar el flujo sanguíneo. El ejercicio físico vigoroso también es una necesidad, así como la terapia de oxígeno hiperbárico, que puede utilizarse para aumentar el flujo de sangre al cerebro.  
    • R es por la jubilación ("retirement" en inglés) y el envejecimiento. Cuanto más envejeces, es más necesario preservar la sanidad del cerebro. Este órgano puede volverse menos activo con la edad, pero con el plan adecuado, se puede ralentizar o incluso invertir el proceso de envejecimiento. Evita los factores que lo aceleran: no permanezcas siempre solo y evita los empleos que no requieran un nuevo aprendizaje o no desafíen a tu cerebro. Cuando este deja de aprender, comienza a morir. Para retrasar el envejecimiento, es importante estar conectado socialmente, participar en el aprendizaje de por vida y mantenerse activo física y mentalmente. El Dr. Amen también aboga por tomar vitaminas (multi y C). 
    • I es por la inflamación ("inflammation" en inglés). La inflamación crónica es como un fuego de bajo nivel que destruye los órganos y aumenta la demencia. En su clínica, el médico mide la proteína C-reactiva (nivel de inflamación) y los niveles de omega 3. Síntomas como el dolor articular, la rosácea y la enfermedad de las encías son indicadores de inflamación que conducen a la pérdida de memoria. El Dr. Amen recomienda comer más omega 3 (pescado azul) y cocinar con especias como la cúrcuma. En un nuevo estudio del Journal of Alzheimer's Disease, se encontró que el hipocampo es más saludable en las personas con los niveles más altos de omega 3.
    • G es por la genética ("genetics" en inglés). – Tener una predisposición genética al Alzheimer es una llamada de atención, no una sentencia de muerte. Si crees que estás en riesgo, es esencial una detección temprana y tomar en serio la prevención lo antes posible. Perder la memoria y la independencia es difícil y costoso. El Alzheimer causa una acumulación de placa tóxica en el cerebro y se ha demostrado que la vitamina D, los arándanos, la salvia, la cúrcuma y el té verde pueden disminuirla.
    • H es por el traumatismo craneal ("head trauma" en inglés). Las lesiones en la cabeza son una causa importante de depresión, trastornos de adicción y problemas de memoria. Un estudio demostró que un tercio de las personas que jugaban al fútbol tenían daños cerebrales duraderos. El traumatismo craneal afecta a la parte frontal del cerebro, lo que afecta a la concentración y a la toma de decisiones. En el programa de rescate de la memoria del Dr. Amen, el 80% de los jugadores de la NFL mostraron mejoras en el flujo sanguíneo, la memoria, la atención, el humor y el sueño. En su podcast comparte estudios de casos de un jugador de la NFL y un surfista profesional, y sus escáneres cerebrales antes y después del programa de rescate de la memoria. Es bastante impresionante y merece la pena echarle un vistazo.
    • T es por las toxinas ("toxins" en inglés) y una causa común de la pérdida de memoria en el envejecimiento. Fumar (tabaco y marihuana), la exposición al moho, la exposición al monóxido de carbono, la quimioterapia para el cáncer, la radiación y los metales pesados (mercurio, aluminio y plomo) disminuyen el flujo sanguíneo al cerebro. El plomo todavía se encuentra en el 60% de los lápices labiales y en el combustible de los aviones. El Dr. Amen recomienda limitar la exposición a las toxinas, comprar productos orgánicos y leer las etiquetas (di no a los ftalatos, parabenos y el aluminio). Lo que entra en tu cuerpo afecta a tu cerebro. Necesitas apoyar a tus órganos de desintoxicación. Para los riñones, bebe mucha agua; para intestinos, come mucha fibra buena; para el hígado, ingiere bastantes brasicáceas (vegetales crucíferos) como brócoli, repollo y coles de bruselas; para la piel, suda y visita saunas. Un estudio reciente reveló que las personas que ingresaron a la mayor cantidad de saunas tuvieron el menor riesgo de problemas de memoria.
    • M es por la salud mental ("mental health" en inglés). – El estrés crónico, el trauma emocional, la pena y la depresión están asociados con problemas de memoria duraderos. Es crítico que se trate esto. Por ejemplo, el TDA (Trastorno por Déficit de Atención) afecta al 10% de la población adulta. Estudios del American Journal of Psychiatry indicaron que los nutracéuticos son una opción de bajo costo que debe ser considerada como omega 3, azafrán y SAM (involucrados en la formación, activación o descomposición de otros químicos en el cuerpo, como hormonas, proteínas, fosfolípidos y ciertas drogas). Además, el ejercicio, la meditación, la hipnosis y una dieta rica en vegetales pueden ayudar a tu salud mental.
    • I es por la inmunidad y las infecciones ("immunity and infections"). Si luchas con la memoria, las enfermedades infecciosas deben ser exploradas. El Dr. Amen sugiere mantener los niveles óptimos de vitamina D, tomar probióticos y comer alimentos antivirales como el ajo.
    • N es por las deficiencias de las neurohormonas ("neurohormone deficiencies" en inglés). Sin hormonas saludables, estarás cansado y nublado y tu hipocampo será más pequeño y débil. Una testosterona saludable tanto para hombres como para mujeres mejorará el estado de ánimo. Los niveles óptimos de la tiroides te dan energía y claridad mental. La hormona DHEA ayuda a combatir el envejecimiento, y el nivel y equilibrio correctos de estrógeno y progesterona ayudan con el flujo sanguíneo. Para mantener las hormonas fuertes, el Dr. Amen sugiere que te hagas un examen anual a partir de los 40 años. Evita los disruptores hormonales como pesticidas, BPA, ftalatos y parabenos.
    • D es por la diabesidad ("diabesity" en inglés), que significa ser diabético, padecer sobrepeso o ambas cosas. A medida que el peso aumenta, el tamaño y la función del cerebro disminuye. Recuerda que el exceso de grasa en el cuerpo interrumpe las hormonas, almacena las toxinas y aumenta la inflamación. Cuando la obesidad se combina con la diabetes, el riesgo es peor ya que los altos niveles de azúcar en la sangre pueden dañar los vasos sanguíneos. 
    • S es por el sueño ("sleep" en inglés). Alrededor de 60 millones de estadounidenses tienen problemas relacionados con el sueño y el insomnio crónico, mientras que el uso de pastillas para dormir y la apnea del sueño aumentan el riesgo de problemas de memoria. Se necesita un sueño profundo adecuado para dar la oportunidad al cerebro de limpiarse a sí mismo. Cuando se interrumpe el sueño, la basura no se saca y se acumula en el cerebro. El Dr. Amen sugiere que para dormir mejor, hay que procurar que la habitación sea más fresca, oscura y silenciosa. También aboga por el uso de magnesio, melatonina y 5-HTP.
  • El Dr. Amen tiene cinco reglas para llevar una dieta que beneficie el cerebro. Primero, consumir calorías de alta calidad (y demasiadas). Segundo, ingerir proteínas limpias en cada comida para equilibrar el azúcar en la sangre. Luego, concentrarse en las grasas saludables, incluyendo nueces, semillas y aguacates. Después, comer carbohidratos inteligentes que no eleven el azúcar en la sangre, como los que se encuentran en las frutas y verduras de colores. Cabe destacar que hay que alejarse del pan, la pasta, las papas y el arroz, ya que son alimentos pro-inflamatorios. Por último, usar libremente especias y condimentos como pimienta, canela, nuez moscada, clavos, cúrcuma y ajo.

Aquí está el podcast (en inglés) del Dr. Amen:

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment