Dieta para prevenir y combatir el cáncer - Parte 2

En mi primer blog sobre la dieta de superalimentos para prevenir y combatir el cáncer, abordé el tema de los zumos y los batidos o licuados como una forma fácil y conveniente de hacer que las verduras y las frutas sean el pilar de tu dieta. Si empiezas el día con un zumo o un batido que incluya al menos dos o tres raciones de verduras, estás en el buen camino hacia una dieta anticáncer. En la segunda parte, me gustaría destacar los ingredientes clave de una súper ensalada que puedes disfrutar para el almuerzo o la cena. 

Ensalada anticáncer:

Este estudio comparativo demostró las actividades antiproliferativas y antioxidantes de las verduras. De las hortalizas comunes estudiadas, el ajo (que forma parte de la familia Allium) registró la mayor actividad anticancerígena. En esta investigación de laboratorio, el ajo detuvo el crecimiento de todas las líneas celulares tumorales investigadas: cáncer de mama, cerebro, pulmón, páncreas, próstata, cerebro y estómago. Los puerros (que también forman parte de la familia Allium), las verduras crucíferas (brócoli, coles de Bruselas, coliflor, entre otras), las espinacas y la remolacha también mostraron su poder para detener el cáncer. Así que la inclusión de allium, crucíferas, raíces y verduras verdes es un elemento importante y sabroso de la dieta anticáncer.

Yo empezaría con algunas verduras como la col rizada, las espinacas, los berros o la rúcula, y luego añadiría algunas verduras crucíferas como el brócoli, los brotes de brócoli o la col. Hay varias razones por las que las verduras crucíferas son tan buenas para ti:

  • Tienen un compuesto activo llamado Indole-3-carbinol, que es conocido por ser un refuerzo inmunológico y por ser estudiado gracias a sus propiedades antitumorales.
  • También contienen sulforafanos, Este compuesto a base de azufre ha sido estudiado por sus actividades quimiopreventivas.
  • Se considera que los brotes de brócoli tienen 25 veces más sulforafanos y 100 veces más indol-3-carbinol que el brócoli normal. Si quieres supercargarlos, puedes comprarlos en tu tienda de salud local o cultivar los tuyos. Yo mantengo mi dieta sencilla y me limito a comer verduras crucíferas normales, pero es una opción si quieres probar. 

Añade a la ensalada algunas alubias. Esta versátil proteína vegetal contiene un compuesto llamado IP-6 y también ha sido estudiado por sus propiedades anticancerígenas. Si puedes, prueba las judías germinadas, ya que se desbloquean las enzimas y se potencia su nutrición.

A continuación, agrega algunas setas que refuercen el sistema inmunitario y sean antiinflamatorias. Se ha constatado que suprimen la aromatasa (que promueve el cáncer de mama) mejor que cualquier otro vegetal. Además, se ha constatado que una taza de champiñones blancos acelera la secreción de anticuerpos del sistema inmunitario en la saliva en un 50% para mejorar la inmunidad de las mucosas. 

Para rematar, echa unos frutos secos saludables (almendras, nueces), un aguacate (mejor fuente de ácidos grasos monoinsaturados) y ya estarías listo para aderezar.

Para mayor comodidad, prepara suficiente ensalada y aderezo para varios días: mantén los aderezos separados de las verduras y mézclalos cuando vayas a servir.

Para aderezar las ensaladas, lo mejor es utilizar aceite de oliva virgen extra o aceite de lino ecológico. El primero tiene un compuesto activo llamado oleocanthal que ha sido estudiado para la inflamación, los cánceres y las enfermedades neurodegenerativas.  

El aceite de lino es rico en ácidos grasos omega-3 y se ha constatado que inhibe la proliferación in vitro de células cancerosas humanas.

Puedes mezclar el aceite de oliva con vinagre de sidra de manzana ecológico (que es una buena fuente de probióticos, potasio y enzimas), limón, ajo y especias a su gusto. Asegúrate de que las especias son orgánicas y se compran en pequeñas cantidades, ya que su potencia disminuirá con el envejecimiento.

Súper especias:

  • Cúrcuma . Es una de las especias más potentes contra el cáncer, ya que contiene un compuesto activo llamado curcumina. Las investigaciones han revelado que la curcumina inhibe la mutación celular, la metástasis y el crecimiento de los tumores sin afectar negativamente a las células sanas. Solo recuerda añadir un poco de pimienta negra cuando utilices cúrcuma. El compuesto activo de la pimienta negra, llamado piperina, es conocido por aumentar la biodisponibilidad de los curcuminoides de la cúrcuma. 

  • Oregano . Es un potente antimicrobiano y antioxidante. Contiene vitamina K, hierro y el flavonoide quercetina.

  • Pimiento de Cayena . Contienen capsaicina, que también ha mostrado actividad anticancerosa mediante la alteración de la expresión de los genes implicados en el crecimiento de la enfermedad, la angiogénesis y la metástasis.

  • Comino negro . Conocido como neguilla y utilizado durante siglos en todo el mundo como remedio natural. Ha sido estudiado por sus propiedades anticancerígenas, apoptóticas, antitumorales y antioxidantes. También se vende como aceite de semilla negra, tiene un agradable sabor a pimienta y puede ser una gran adición a tu aderezo para ensaladas. 

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment